Treparse no es montarla: Tacas de Ángela María Valentín

Se oye aquí a la docente de nueva hornada zapatearse, por ejemplo, de la ilustre academia, en “Tacas II”:

A veces me pregunto

si las teorías del lenguaje

de aquel fulano francés

dan alguna pista para vivir

este fenómeno complejo,

multifacético, posmoderno y neofantástico

sinónimo de vida real

esa que hay que pisar en seco

esa que embarra las manos de desilusión

esa que cuestiona a quemarropa

cuánta de la excrecencia ontológica

llena de postulados, estatutos y proclamas

salvaguarda el corazón

del embate funesto

de la muerte que acecha

cada día más cerca

cual viento de agua

cada día más cerca.

También, se escucha a la poeta que incursiona en el medio editorial abjurar temprano de las capillas literarias, en “Sospecho”:

Sospecho

de toda esa bandada de acólitos

que en reverencia se inclinan

ante el Poeta

sospecho

que los acólitos se escriben

en un acto masturbatorio mutuo

con sus artefactos librescos

con las páginas

con la tinta

y repiten ideas

palabras, palabras y palabras

que consumen sin cuestionar

para agradar

al gran escriba

y sumo sacerdote dictador.

(…) sospecha acólito

de sus sonrisas y gestos aduladores

y teme

teme siempre

a ser incapaz

de andar solo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s