Mater

Lulua. Figure of a Mother Holding a Child (Lupingu lwa Cibola), 19th century. Wood, copper alloy, palm oil, tukula, organic materials, 14 x 3 3/8 x 3 1/2 in. (35.6 x 8.6 x 8.9 cm). Brooklyn Museum, Museum Collection Fund, 50.124. Creative Commons-BY (Photo: Brooklyn Museum, 50.124_view2_SL4.jpg)

De lo oscuro y de lo húmedo

de súbito arrojado frente a la luz

llegaste solo y desnudo, aterido.

Bastaron mis dedos sobre tu frente,

mi pecho abierto para aplacarte,

mi solicitud más conmovida.

Y tú me defiendes del cansancio

de las horas vacías y sin dádiva,

amor que me has nacido

milagrosamente erguido

entre ruinas. Por ti he colgado

las otras palabras que dijera

para decirte mi verdad

como se dice un salmo,

desde la misma entraña que lo nutre.

                             

Nos deletrea…

Jesús Tomé

Un materialismo miope ve en la maternidad humana solamente un acontecer biológico. ¿Pero es solamente eso? En este libro, Rosa Vanessa Otero demuestra –verso a verso- que ser madre, con todo lo que serlo significa –más allá de lo biológico- se instala, por sus naturales méritos, en otros ámbitos, en otras dimensiones: la dimensión de la espiritualidad (que incluye la espiritualidad religiosa) y el ámbito de la poesía. Estos poemas no sirven para ser declamados pomposamente el día de las madres. No pertenecen a esa retórica gastada, de sonsonete, y saturada de trivialidad. Aquí, con un lenguaje depurado, a fuerza de elegir la palabra necesaria (que sólo así debe ser el lenguaje poético), Rosa Vanessa se encara con un concepto de la maternidad que trasciende y sobrepuja el aspecto simplemente natural. Desde los días de la espera y de la esperanza hasta el momento de sentirse inhabitada, y, después, el nacimiento y desarrollo humano de un ser llamado a un destino sobrenatural, la poeta ilumina, en esplendorosas variaciones, una maternidad concebida como un misterio que se debe asumir, convivir y santificar.

–Jesús Tomé, nota a Mater
de Rosa Vanessa Otero

La autora

En esta escultura africana hay una historia parecida a la que me llevó a redactar los poemas de Mater. Lulua es un idolillo o amuleto ancestral de la maternidad y contra el mal parto. Hay algo muy tierno en este arte sobre la infancia de la humanidad. Reconozco la verdad detrás del mito: concebir y parir nos coloca en el justo límite entre la vida y la muerte, nos hace sentir poderosas y vulnerables al mismo tiempo.

Los poemas de la primera parte del libro, de hecho, surgieron de modo espontáneo, ante un suceso doloroso y raro, como lo es la interrupción natural de un embarazo, en mi caso, el primero. De algún modo, le debo el origen de este poemario a la lectura del libro de Job, la cual hice completa, por primera vez, aquella mañana de 2004, mientras esperaba, en una camilla de hospital, a que me practicaran un curetaje. Estar allí, sola (no se me permitía estar acompañada por mi esposo, y las enfermeras ni se asomaban), en el mismo lugar en el que otras mujeres esperaban para parir, me hizo entrar en aquella lectura con una actitud, creo, de humildad sufriente. Por decirlo de alguna manera, el personaje de Job me “autorizó” para vivir aquel duelo sin avergonzarme de mi tristeza, aunque sin renunciar a la esperanza. La segunda y tercera partes fueron escritas a partir de la concepción y nacimiento de mis hijos.

No se trata de poemas acaramelados, escritos para endulzar el oído, sino que recogen, de la manera más sincera que he podido, lo que ha hecho la maternidad en mí y a través de mí, siendo, como es, lo más sorprendente e importante que me ha ocurrido. Los desvelos, la esperanza, el júbilo…, todo lo que porta lo materno está expresado en estos poemas, siempre desde el asombro y el agradecimiento, y el amor por la vida. Y siempre con una intención estética, ya que la experiencia subjetiva no es suficiente para escribir un buen poema, sino que, para apalabrarla, y finalmente publicarla, esta experiencia tiene que haber implicado un proceso de reflexión creativa.

–Rosa Vanessa Otero, sobre su libro Mater

undefined

ISBN 978-0-9817905-0-3 Agotado.