«Mi obsesión no es escribir poemas. Los escribo cuando no me queda otro remedio»: Fernando Cros

Por Rosa Vanessa Otero (Reseña-Memoria)
1-portada-homenaje-a-fndo-cros-rev-cayey

a Deledda Cros

Caminaba como quien siente por primera vez en las plantas de los pies el rocío sobre la hierba mañanera; extraño juego de balanceo el andar de su cuerpo rotundo y lento en puntas de palabras. La mirada no parecía mirar más que una idea que le bailaba dentro; hasta que la sonrisa prologaba el decir desmintiendo la solemnidad del silencio. A Fernando Cros, poeta al que no le obsesionaba escribir poemas, tampoco le obsesionaba decir lo que pensaba; pensar, eso sí, todo el tiempo; después escribía, después conversaba.

f-cros-2003-discurso-honor-al-boquio
2003 Discurso en honor de Carlos «Boquio», cementerio de Carolina PR

Lo conocí en 1997, cuando la Editorial de la Universidad de Puerto Rico le publicó el poemario “Crónica del hombre solo”; por entonces solamente supe de él dos cosas: los poemas de ese libro, y que era amigo de nuestro poeta-editor Jesús Tomé, con quien intercambiaba lecturas y borradores.  Más tarde coincidimos como condiscípulos en un curso graduado sobre la poesía de Miguel Hernández que dictó Mercedes López-Baralt. Entonces supe algo más: Fernando Cros era un intelectual tan sagaz como discreto y benevolente. Aunque era un alumno de excepción (poeta, curador de arte, docente universitario, filósofo), atendía al curso como uno más de nosotros y, cuando se animaba a intervenir, exponía sin arrogancia lo que sabía, conservando siempre, eso sí, su regodeo gustoso en cada sílaba: hablaba mientras sonreía.

Continúa leyendo ««Mi obsesión no es escribir poemas. Los escribo cuando no me queda otro remedio»: Fernando Cros»